lunes, 31 de octubre de 2011



EL SOLOMILLO DE MI CUÑADA.  (1ª PARTE )




A esta receta la llamo así porque a la hermana de mi chica le encantó la primera vez que la probó en casa y de cuando en cuando me dice “cuñado, a ver cuando me haces un solomillo de esos tuyos”. Así que siempre que me acuerdo, preparo uno. Yo me quedo un trocito para mí (porque en casa soy al único que le gusta) y se lo llevo cuando subimos al campo donde viven.



La  primera parte es bien sencilla. Es como un proceso de momificación en miniatura.

 Necesitareis:

 1 Solomillo de cerdo.
 500 gramos de sal gorda
 375 gramos de azúcar moreno
 1 recipiente alargado con tapa (yo compro tarteras reciclables de aluminio del Mercadona)




Como hacerlo:

 Mezclar la sal y el azúcar. Poner una capa como de un dedo y medio de la mezcla en el fondo del recipiente. Poner el solomillo. Cubrirlo con el resto de la mezcla. Taparlo y anotar la fecha y hora. Meterlo en el frigorífico al menos 36 horas.



Pasado mañana os contaré la segunda parte del proceso.




1 comentario:

  1. qué misterio... esperaré a la segunda parte para hincarle el diente!

    ResponderEliminar